City Break: Shanghai

Shanghai, quizá sea la ciudad a la que más cariño le tengo. Se la podría considerar la Nueva York de Asia, otra ciudad que nunca duerme. El lugar más cosmopolita de China, diversión, fiesta, entretenimiento…una urbe llena de extremos: rascacielos, mansiones coloniales en la Concesión Francesa, los longtangs (callejones típicos con auténtico sabor local), lujo futurista y tradición. La llamaban “la puta de Oriente” en el S.XIX, al ser el puerto que conectaba China con el resto del mundo, y donde los occidentales se divertían (y se divierten). Ese aire colonial sigue invadiendo la vida de Shanghai, y sus restos arquitectónicos aún perduran (entre rascacielos) en el tiempo.

DO: El Bund con sus majestuosos edificios del pasado y divisando el futuro en la otra orilla del río Huangpu es el icono de Shanghai por excelencia. Recorre el Bund al atardecer o de noche contemplando las espectaculares luces del skyline de la ciudad. Al norte del Bund, se encuentra el Rockbund Art Museum, el nuevo museo de arte moderno de Shanghai en el que suele haber exposiciones interesantes. Algo que la mayoría de turistas no suele hacer, es coger un ferry de transporte público y atravesar a la otra orilla del río en Pudong, donde hay un paseo desde el que las vistas del Bund son maravillosas, sobretodo durante la puesta del sol.

DO: Paseo por la Concesión Francesa, el barrio de moda de la ciudad, en el que se pueden encontrar un sinfín de restaurantes y cafés, tiendas hipsters, galerías, etc (sobretodo en Julu Lu, Changle Lu, Anfu Lu y Xinle Lu). Las calles de la Concesión Francesa con sus edificios de estilo colonial y su sabor tradicional chino son muy recomendables para pasar un buen rato deambulando y descubriendo rincones de lo más dispar. Puedes empezar el día dando una vuelta por Tianzifang en Taikang Lu, preferiblemente a primera hora un día de diario, para evitar las hordas de turistas, y acabar la tarde, de relax, tomando un café en Yonkang Lu (por ejemplo en Le Cafe des Stagiaires).

DO: Un poco de historia. Visita el lugar donde se celebró en Julio de 1921 el primer congreso del Partido Comunista Chino en un shikumen en Xintiandi. Los shikumen son edificios de estilo arquitectónico tradicional shanghainés que se empezaron a construir en la década de 1860 y que combinan elementos occidentales y chinos.  

DO: Parques (gongyuan en Chino). En los parques se pueden apreciar la vida cotidiana y las costumbres de los shanghaineses. Pasea por Fuxing Gongyuan donde puedes ver a las ayis, las típicas abuelitas chinas bailar bailes de salón, tangos y hasta el Gagnam Style, bailan lo que les pongan. Otros más tradicionales practican Tai Chi o juegan al Mahjong. Otro parque peculiar es el Renmin Gongyuan en People’s Square una especie de “mercado de la carne”, donde celestinas del S.XXI negocian matrimonios, mostrando a los interesados letreros con fotos de solteros y solteras que incluyen hasta el salario anual del susodich@.

DO: Contempla la ciudad desde las alturas. Sube a un rascacielos en Pudong, por ejemplo a la Jin Mao Tower o al World Financial Center (conocido como el abrelatas), sale mucho más a cuenta tomarse un café tranquilamente en el bar del Park Hyatt, el más alto del mundo, que pagar la entrada turística para subir al mirador. Y las mejores vistas de la ciudad al atardecer un día claro, tomando un cóctel en la terraza del Flair en la planta 58 del hotel Ritz Carlton en Pudong, impresionante.

DO: Para encontrar un poco de paz en el mundanal ruido de la ciudad, visita algún templo urbano como el del Buda de Jade o el templo de Jing An, en pleno centro de Shanghai.

DO: Descubre las galerías de arte de Moganshan Lu, la zona artística de Shanghai. Una de las más grandes es el Art Scene Warehouse en Moganshan Lu M50, la galería muestra las obras de jóvenes artistas contemporáneos chinos.

DO: Escapada a Hangzhou y/o a Suzhou. En el S.XIII Marco Polo fascinado por la cultura china escribió en su libro “en el cielo está el paraíso y en la tierra están Suzhou y Hangzhou”. Suzhou conocida como la Venecia de oriente con sus canales y jardines clásicos es una estupenda excursión de un día. En Hangzhou se pueden alquilar bicicletas y dar la vuelta al lago, visitar el  templo de Lingyin y por la noche ver el espectáculo de luces en el lago Impression Westlake dirigido por el famoso Zhang Yimou.

DO: Un must de Shanghai los spas, no te puedes ir de la ciudad sin antes haber disfrutado de un masaje tradicional chino o de un masaje de pies. Mis spas favoritos: Green Massage & Spa en Taicang Lu cerca de Xintiandi, Peony Aroma en Dagu Lu y Yu Massage en Wuyuan Lu en el que por las mañanas los días de diario suelen tener ofertas. Y para las chicas una manicura y/o pedicura en algún salon de belleza como Diva Life o en Helen’s Nail Spa ambos en la Concesión Francesa.

DO: Aprende un poco de chino, básico, aunque sea para practicar con el xifu (los taxistas, que no hablan nada de inglés y como no les cuentes en chino donde vas puedes acabar en Pekín).

DRINK & NIGHTLIFE: Para tomar un cóctel y empezar bien la noche mis bares preferidos son People 7 con su puerta secreta (hay que descubrir el código para entrar), el vodka-bar Craft, en verano la terraza del Waterhouse Hotel at South Bund con vistas a Pudong, el mítico Glamour Bar también en el Bund y los mejores cócteles de Shanghai en El Cóctel. Para seguir la noche M1NT y Lola.

EAT: La oferta gastronómica de Shanghai es interminable. Los mejores xiaolongbao y dumplings del mundo (según el New York Times) en Ding Tai Fung, cocina de Sichuan en el South Beauty de Yan’an Lu, hot pot orgánico en Qimin en Shanxi Bei Lu, lunch deal un día de diario en Shook! con vistas al Bund, un brunch en alguna terraza de la concesión Francesa el fin de semana…

SLEEP: Como una reina o un rey en The Puli, URBN o en The Waterhouse at South Bund. Low cost, en casa de un amig@.

BUY: No te pierdas el pintoresco mercado de antigüedades de Dong Tai Lu, pero cuidado que no te den gato por liebre ya que la mayoría de los objetos no son reliquias de la dinastía Ming sino baratijas. Personalmente, no me gustan nada los fake markets, pero si estáis interesad@s en comprar bolsos, zapatos y trapos baratos el mejor lugar es el mercado de ropa de Qipu Lu.  Para compras más chic Xintiandi, y mi souvenir preferido unas zapatillas deportivas de la marca shanghainesa Feiyue (que en Francia son la última moda y las venden diez veces más caras).

Síguenos en Instagram @loveelyplanet http://instagram.com/loveelyplanet, en Facebook https://www.facebook.com/loveelyplanet y en Tumblr http://loveelyplanet.tumblr.com

 

Licencia de Creative Commons
loveelyplanet.wordpress.com by Loveelyplanet is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License

City break: Bangkok

Caos, calor, luz y color. Tras vivir un año en Bangkok os voy a dar unas pistas sobre esta fascinante mega urbe llena de contrastes.

DO: Una de mis rutas preferidas es tomar un barco de transporte público desde Saphan Taksin (se llega en el BTS Sky train) hasta el Palacio real, hay que desembarcar en la parada número 9 (Tha Chang), el trayecto a través del río Chao Praya es placentero y se puede divisar el Wat Arun (Templo del amanecer) en la orilla izquierda. Un vez en Ta Chang atravesando el mercado se llega a la entrada del Palacio Real, y desde allí se puede uno acercar también al Wat Po (templo del Buda reclinado). Muy cerca del Wat Po se encuentra el mercado de las flores de Bangkok o Pak Khlong Talat, un lugar precioso lleno de orquídeas, jazmines, lotus y un sinfín de flores exóticas muy poco concurrido por turistas.

DO: La casa de Jim Thompson rodeada de un hermoso jardín tropical y decorada con antigüedades de arte asiático, es un oasis de tranquilidad en el centro de Bangkok situada al lado del canal Klong Sang Saeb. El arquitecto Jim Thompson transportó esta antigua casa de madera de teca desde Ayutthaya, Jim vivió más de 30 años en Bangkok, dedicados a coleccionar arte asiático y al negocio de las telas de seda, hasta que desapareció misteriosamente en la selva malaya en 1967. Desde la casa de Jim Thompson se puede coger un barco por el canal Klong Sang Saeb hasta llegar al Wat Saket (Templo de Oro), y de allí se puede proseguir hasta Khao San Road, la cuna de los mochileros.

DO: Mercado de Chatuchak (los fines de semana), enorme mercado en el que se puede encontrar absolutamente de todo desde artesanía tradicional tailandesa hasta animales de compañía. (BTS Sky Train Mo Chit).

DO: Ver un combate de Muai Thai en el Lumpini Stadium. Salvaje y violento pero a su vez casi una danza, un must para los amantes de las artes marciales.

DO: Masaje Thai. En la ciudad se encuentran varios Spa´s muy recomendables que te dejaran como nuev@, mis preferidos Coran Bangkok y la cadena de spas Health Land (el que más me gusta el de Ekkamai).

DRINK: Cóctel al atardecer en la impresionante terraza de Vertigo Bar en el hotel Banyan Tree o de Sirocco en el Lebua.

EAT: Thai high cuisine en Blue Elephant, elegancia y perfección. Harmonique, un pequeño restaurante escondido con deco años 20 (Charoen Krung Soi 34). El mejor Phad Thai de Bangkok por un euro en un puesto del Mercado Nocturno en la esquina de Sukhumvit Soi 38. Y si os apetece comida occidental, Crepes & Co. con su pequeño jardín y comida mediterránea es un lugar muy recomendable.

SLEEP: En pequeños hoteles boutique con encanto como Aurum, Old Bangkok Inn o Arun residence. Low cost en Suk 11. O luxury-chic en The Metropolitan.

BUY: A parte de las estatuillas de budas, pantalones tailandeses y demás souvenirs típicos de los mercadillos de Bangkok, mis adquisiciones preferidas son productos de cosmética naturales y de aromaterapia con fragancias exóticas como los de Thann y Sabai Arom.

Síguenos en Instagram @loveelyplanet http://instagram.com/loveelyplanet, en Facebook https://www.facebook.com/loveelyplanet y en Tumblr http://loveelyplanet.tumblr.com

 

Licencia de Creative Commons
loveelyplanet.wordpress.com by Loveelyplanet is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License